· Baby-led weaning

Seguro que te suenan las siglas BLW, ya que es un término directamente asociado a la crianza con apego, respetuosa, la lactancia materna a demanda… y gracias a la proliferación de madres, profesionales de la salud y educadorxs en internet, a día de hoy se ha ido haciendo hueco poco a poco en nuestro país.BLW

 

El término Baby-led weaning tiene difícil traducción pero vendría a ser algo así como “destete progresivo auto-regulado por el bebé”. También es posible que encuentres referencias a este método bajo las siglas ACS (“aprende a comer solo”). Pero viene a ser una alternativa a lo que en España conocemos principalmente como introducción de los sólidos o alimentación complementaria, es decir, el momento en el que el bebé pasa de alimentarse exclusivamente de leche (materna o de fórmula) a comer otros alimentos.

Antes de seguir quiero hacer un apunte importante. Independiente del método de alimentación que elijas para tu bebé, la lactancia (no solo materna que es una confusión muy extendida si no también la artificial) debe ser EXCLUSIVA y a demanda hasta mínimo los 6 meses. Así lo recomienda la OMS y la mayoría de Asociaciones de Pediatría (AEPED, AAP). Y muchas me diréis que vuestros pediatras os recomiendan comenzar con papillas o purés a los 4-5 meses pero se trata de una falta de actualización de información bajo la excusa de “siempre se ha hecho así”, en contra de lo que demuestran los estudios actuales sobre prevención de alergias y enfermedades gastrointestinales.

Por otro lado, la lactancia es la principal fuente de alimento del bebé al menos hasta los dos años, complementada con otros alimentos. De ahí a que el BLW se traduzca como un destete progresivo; que puede llegar a durar hasta tres años, no como en España que parece que en el momento que los sólidos entran por la puerta, la LM sale por la ventana.

El método BLW consiste en prescindir de purés, papillas y triturados y ofrecer a los bebés los alimentos enteros, es decir, la misma comida de la que disfruta el resto de la familia (con sus adaptaciones y limitaciones, por supuesto), respetando sus gustos, preferencias y permitiéndole regular su apetito. A grandes rasgos se trata de poner a su alcance alimentos variados y saludables y dejar que él/ella decida que es lo que quiere comer y cuanta cantidad.

La introducción de los alimentos es progresiva, en trozos grandes y blandos en forma de palito a ser posible y que sobresalgan de su puño cerrado para que pueda manejarlos; hasta que vaya adquiriendo la habilidad de pinza y posteriormente la destreza de usar cubiertos.

El bebé se sienta sobre el regazo de la madre/padre o bien en una trona en la mesa junto al resto de la familia y al principio básicamente juegan, experimentan, prueban, diferencian sabores, texturas… y lo tiran todo al suelo, porque no es engañéis, muy pocos “comen” cuando empiezan.

Importante, la lactancia sigue siendo la principal fuente de alimentación del bebé, por eso es imprescindible no saltarse tomas pensando en el “ahora que ya come” y recomendable ofrecer pecho o biberón antes de cada comida, al menos durante el primer año.

VENTAJAS:

  • Cómodo y económico. El bebé come lo mismo que el resto de la familia así que prepararnos un único plato para todos. Eso sí, siempre antes de salar y siguiendo unas normas básicas (ya os explicaré más adelante).
  • Todos comemos más sano porque una respuesta ideal a la pregunta de qué puede comer el bebé es, como dice Carlos Gonzalez, si crees que no es saludable y adecuado para él no deberías estar comiéndolo tú.
  • Diferencia sabores, colores, texturas… en otras palabras, sabe lo que come, no un montón de comida triturada en la que es mucho más difícil saber que está comiendo, diferenciar sabores y donde las texturas brillan por su ausencia. Además de la grandísima experiencia sensorial que ofrece (con lo de moda que está ahora la estimulación temprana…)
  • La comida es un momento de juego, experimentación, socialización y disfrute en familia donde se respeta y confía en el apetito y gusto del bebé. No pasa nada si no come o si come poco, recordemos que la lactancia sigue siendo su principal fuente de alimentación, que el apetito en lxs niñxs es frecuentemente errático y que las personas adultas tampoco comen siempre las mismas cantidades.
  • Cuando sales a comer fuera es muy cómodo ya que suele haber una alternativa para que el/la peque coma con vosotras sin necesidad de carretar un montón de utensilios para ello o tener que calentar preparados.

DESVENTAJAS:

  • Preparate a limpiar, limpiar y limpiar. Suelos, paredes, sofás, trona, ropa… Porque sí, sucio es a montón ya que al principio lo tiran todo, lo mandan volando a la otra punta del salón, hacen el “limpiaparabrisas” con los brazos por toda la mesa… Recomendación: si estabais pensando adoptar un perrito, este es el momento xD
  • Falta de apoyo y guía por parte del personal sanitario y en muchas ocasiones, otros miembros de la familia cercana o amigos. En mi caso nuestra pediatra no está informada y en mi comunidad no he encontrado mucha formación respecto al método, lo que puede generar dudas e incomprensión. Gracias que existe internet y los libros.

Y esto del BLW, ¿no será una moda?

Esta es una de las críticas más extendidas junto al famoso “¡se va a atragantar!” (del cual os hablaré también más adelante). He escuchado de todo: vais de progres, el rollo hippie se os está yendo de las manos, el churrusco de pan se les ha dado de toda la vida…

A estas alturas os habréis dado cuenta de que el BLW además de una forma de ofrecer progresivamente los alimentos es una filosofía que parte de la base del respeto y la confianza. Es una decisión, una convicción personal de cada familia y por ello, no es mejor ni peor que otro método porque cada uno conoce a su peque y se informa de lo que se adecua mejor para todos.

Además, que actualmente comience a aplicarse en España no quiere decir que no lleve muchos años practicándose en otros países.

Así que sólo puedo deciros por qué lo elegimos nosotros. Después de 6 meses de lactancia exclusiva y a demanda, este método fue todo un descubrimiento para poder seguir haciendo a Cachorrín partícipe de su alimentación de forma progresiva y respetuosa. He visto demasiados casos de educador@s/familias batallando para que el bebé se coma los purés (que a veces no veáis que dramas se montan) para que después de unos meses el pediatra les diga que venga, ahora los sólidos y empiece una nueva pelea: vómitos, atragantamientos… si existe rechazo, que es algo desgraciadamente más habitual de lo que parece. Y digo yo, ¿para qué acostumbrarles a algo que vas a tener que cambiar en tan pocos meses?.

Por otro lado el pediatra os dirá de acuerdo con la OMS y las principales asociaciones de pediatría: nada de azúcar el primer año y sorpresa, cuando vayáis a comprar una papilla industrial (si, esos cereales que se han dado toda la vida), os daréis cuenta si miráis detenidamente la etiqueta, que bajo la falsa promesa de “azucares no añadidos” (si se molestan siquiera y no los incluyen directamente sin rodeos) sus principales ingredientes siguen siendo azucares camuflados (fructooligosacáridos, vainilla, miel…) . Menuda contradicción. ¿De verdad crees que tú bebé necesita esto para algo? 

Por no pararnos a hablar del uso del barato e insalubre aceite de palma en los potitos y preparados comerciales. Además, ¿lo habéis probado? Porque ambas cosas, aún con el azúcar, saben a rayos.

Luego, cada pediatra marca unas pautas de introducción a los sólidos muy diferentes: unas mamás aparecen con un dosier de 20 hojas sobre la alimentación complementaria y otras traen una cuartilla de apenas medio folio pero que ambas viene a hablar de cantidades y normas innecesarias que llevan sin revisarse desde hace un montón de años e incluyen cosas como “mi primer Danone” (literal, lo tengo visto, con marca incluida).

Sólo puedo recomendaros que os informéis todo lo posible y os dejéis guiar por vuestro instinto porque como decía antes, no hay un método mejor ni peor pero si seguro uno que os hace sentir más cómodas y felices que al final es de lo que se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *