· ¿Cómo afecta el estés a la búsqueda del embarazo?

Estrésyembarazo

Hola buscadoras:

Creo que todas en algún momento hemos escuchado la típica frase de “cuanto más te obsesiones, más difícil será que te quedes embarazada”. La mayoría de veces seguida de una historia sobre fulanita y menganito que estaban venga a buscar y cuando se relajaron porque iban a recurrir a la reproducción asistida o la adopción, quedaron encinta.
En mi caso después del aborto, nuestra búsqueda es conocida por familiares y amigos cercanos, con lo cual al no ser ningún secreto, escucho esto más a menudo de lo que me gustaría.
De las primeras cosas que le dije a mi marido cuando empezamos con el proceso fue: “me da miedo obsesionarme con obsesionarme”, porque de tanto que me lo repetían (y repiten), temía que empezase a estresarme el llegar a estar estresada (así de rebuscada me pongo cuando me asalta la inseguridad, jeje)
Sin irme demasiado por las ramas y resumiendo: ¿hasta que punto influye el estrés en la incapacidad de concebir?.

Aquí es donde nos encontramos opiniones para todos los gustos. Está la bien conocida por todas, cuanta más ansiedad y estrés peor reacciona nuestro cuerpo. Pero, ¿afecta a la ovulación, a la fecundación, a la implantación…?

En épocas de estrés y nerviosismo puede verse alterada nuestra menstruación, bien adelantándose o atrasándose, empeorando el síndrome premenstrual y los calambres en los ovarios… Pero he encontrado más bien poca información que explique en concreto porque se produce este suceso.
Algunos expertos coinciden en que se debe a la liberación de una hormona llamada cortisol que produce variaciones en los niveles de estrógenos, alterando así la duración de los ciclos. También puede producirse Prolactina, que afecta a la maduración de los folículos ováricos.
Otros culpan a la hipófisis, situada en nuestro cerebro, que envía instrucciones a las hormonas de los ovarios afectando lo que ocurre en nuestro sistema nervioso a nuestro ciclo.
Por lo visto, el cortisol y la alfa-minasa, pueden llegar a reducir la fertilidad en un 12%. La prolactina  está relacionada con problemas de ovulación y todo ello puede dificultar a su vez el transporte del óvulo por las trompas de falopio o el fluido uterino de la sangre.
En el caso de los hombres, los trastornos emocionales pueden afectar a su erección y al volumen y concentración de los espermatozoides.
Pero hoy prefiero irme al otro extremo, y hablaros de estudios recientes que tiran por tierra esta teoría.
El psicólogo, psicoterapéuta y psicoanalista alemán Tewes Wischmann pone en duda la veracidad de tales afirmaciones calificándolas de “insuficientes y falsas por su generalidad”. Wischmann concluye que “el estrés emocional que produce no conseguir un embarazo no es una causa si no una consecuencia del mero hecho de no conseguirlo” (¿qué vino antes el huevo o la gallina?).
Realizó un estudio mediante el cual, de un grupo de 1000 pacientes, la mitad recibió terapia contra el estrés emocional y la otra mitad no. En el primer caso, consiguió mejorar el estado psíquico de los pacientes mientras que el segundo seguían presentando problemas emocionales pero la tasa de natalidad se mantuvo igual en ambos grupos.
Otro ejemplo es la investigación realizada por el Cardiff Fertility Studies Research Group que hicieron una revisión de catorce estudios relacionados con el tema (una muestra total de 3.583 pacientes) observado a mujeres infértiles sometidas a un ciclo de tratamiento de fértilidad. Estas mujeres fueron evaluadas previo tratamiento para conocer sus niveles de estrés y ansiedad y posteriormente analizaron los embarazos fallidos y positivos.
Las mujeres que presentaban estrés se quedaron embarazadas en la misma proporción que las que no, demostrando que el estrés no afecta a la hora de quedarse embarazada.
Concluyendo: llevamos tanto tiempo escuchando el “cuánto más lo pienses, menos lo consigues” que a estas alturas es lo más fácil es que estemos estresadas por no conseguir el embarazo y que a su vez, nos estresemos aún más pensando que el estar estresadas nos está impidiendo embarazarnos.
Personalmente no quiero pensar que el estrés sea el factor determinante de que un embarazo se produzca o no porque ya nos sentimos bastante culpables inconsciente o conscientemente en muchos casos por no lograr lo que más ansiamos en la vida como para encima culpar a nuestro estado emocional de lo que estamos viviendo cuando están estrechamente relacionadas las dos cosas.
¿Y vosotras que opináis? ¿Cómo os sentía de afectadas por la ansiedad y el estrés?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *