2 Enfrentarse a un test de embarazo negativo

Hola buscadoras:

Hoy quería hablaros de un momento que supone una acumulación de sentimientos encontrados: la llegada de la menstruación o el test de embarazo negativo.
Cuando decidimos comenzar la búsqueda del bebé, experimentamos un sin fin de emociones: felicidad, impaciencia, esperanza, incluso dudas. Estos sentimientos se acentúan cuando se acerca la hora de la verdad, el final del ciclo menstrual y descubrir si hay o no embarazo.
A medida que los meses van pasando y no logramos el ansiado positivo, la fase lútea (desde la ovulación a la siguiente menstruación) comienza a ser más y más dura. Empezamos con los psicosíntomas, la ansiedad, el deseo de que pasen los días, las adicciones a los test para poder comprobar cualquier tipo de cambio, nos privamos de aquello que puede ser perjudicial para el embarazo… Y con todas esas emociones, ilusiones y deseos, llega el momento de enfrentarse a la realidad.
Todo esto se acentúa cuando hay problemas de fertilidad y los resultados se esperan tras realizar un tratamiento de reproducción asistida.

Algunos expertos consideran que el sentimiento al que nos enfrentamos tras un intento fallido es similar al del duelo. Aunque no haya habido un embarazo, nuestras emociones y pensamientos están tan enfocados en ello, que consciente o inconscientemente tenemos una sensación de pérdida. Al ver las expectativas de la vida deseada frustradas, pasamos a un periodo de duelo-aceptación.

La mayoría de las parejas que ven frustrados reiteradamente sus deseos de ser padres, tienen que enfrentarse a emociones tales como: ira, culpa, depresión, híper-emotividad, soledad, a veces vergüenza e incluso envidia.
Todas estas respuestas emocionales son normales, estamos ante un conflicto de sentimientos muy importante e intenso.
Es muy fácil caer en preguntan sin respuesta como: “¿qué he/hemos hecho mal?”, “por qué yo/nosotros?”, “¿qué no hice/hicimos?”, que sólo llevan a que la sensación de tristeza y desesperanza se acentúe.
Lo más importante es conseguir desahogarse, aceptar que esas emociones son naturales y darles salida.  Habla con tu pareja, amigos o familiares de como te sientes, llora cuanto necesites, tomate un par de días para ti. No te niegues tu tristeza, eso no hará que desaparezca y a la larga generará problemas mayores.
Y si necesitáis ayuda profesional, no dudes en solicitarla, existen numerosos expertos con los que puedes contar.
Manejar todas estas emociones puede suponer un esfuerzo constante, pero intenta no dejar tu vida en paréntesis. Mantenen un ritmo de vida normal en la medida de lo posible.
La media de tiempo de concepción para una pareja sin problemas de fertilidad es de un año. Puede parecernos una eternidad pero un fracaso no significa que no vayamos a conseguirlo nunca.
Párate un momento si lo necesitas, coge fuerzas y piensa que en el nuevo ciclo que entra, estás una oportunidad más cerca de conseguir tu sueño.

 

2 pensamientos en “Enfrentarse a un test de embarazo negativo

  1. Nebi M

    hola!!enfrentarse a este momento es duro, no lo asimiliaría a un duelo , que eso es otro cantar pero si que es frustrante… yo siento CABREO! cabreo y frustración y envidia, la verdad, me transformo en una persona lejos de lo que yo suelo ser…resumiendo..es una mierda!(se nota que estoy en fase cabreo?). me quedo por tu blog que acabo de descubrir en un mesnaje tuyo!gracias guapa!

    Responder
    1. Maybe Autor

      Hola Nebi, estoy encantada de tenerte por aquí porque me gusta muchísimo tu blog.

      Yo también me siento como tú muchas veces, voy de un extremo al otro constantemente.

      Y también siento que hay días que no soy yo misma, todo por lo que es estoy pasando desde que empecé con esto está haciendo que no me reconozca. Y me preocupa que esos días sean cada vez más frecuentes.
      Quiero pensar que en algún momento (seguramente cuando por fin consigamos el ansiado positivo), todo esto quede atrás.

      Así que mucha fuerza y ánimo, guapa que todas las emociones que tenemos ahora a flor de piel son lo más normal del mundo con la carga emocional que llevamos a la espalda.
      A mi me ayuda mucho leer y hablar con otra gente que está pasando por mi misma situación. Me hacen sentir que no estoy sola y esto es muy importante.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *