6 Mi test de embarazo positivo

El 19 de Julio de 2015 tuvimos el mejor regalo de aniversario que se puede pedir y es que esa mañana, aparecieron las dos rayitas que anunciaban la llegada de nuestro bebé.

Después de tanta lucha, tantos desvelos, lágrimas y también fuerza, ilusión y por encima de todo amor y cariño, íbamos a conseguir nuestro sueño de ser padres.

Me emociona contaros un pedacito de nuestra historia, prometo no alargarme mucho (o al menos intentarlo).

Hace 5 años y después de casi otros dos con ciclos sintomáticos y muchos profesionales después, me diagnosticaron endometriosis. Muy desacertadamente esa ginecóloga me dijo que ayudaba mucho a mejorar tener hijos pero que la enfermedad asociaba infertilidad y que probablemente no sería fácil conseguir un embarazo (de la lucha emocional y física os hablaré en otro momento). Una pescadilla que se muerde la cola, así resumiendo.

¿Y qué opinaba yo sobre tener hijos por aquel entonces? Siempre había dibujado un escenario futuro en que llegados a un punto me casaría (maridín y yo ya vivíamos juntos) y tendríamos un par de churumbeles. Pero todavía me veía muy joven, no teníamos trabajos estables y además estaba terminando la carrera, tenia muy claro que no era el mejor momento.

Si algo puedo agradecer a haber pasado por todo esto, aún a pesar del dolor, la incomprensión, la angustia, la incertidumbre y todos los estadios que fui atravesando con la enfermedad, es haber adquirido una perspectiva de la maternidad más consciente, más realista y clara (por no decir de la vida también de paso).

Me planteé porqué quería tener hijos, en que circunstancias, cómo cambiaría mi vida y si se ajustaba la maternidad de verdad a lo que yo quería para mí y para nosotros. Ya no iba a ser madre porque “tocaba” por la presión social, no atendiendo a una llamada biológica que una gran parte de mujeres no experimentan y por lo que son juzgadas.

Siempre he sido madura, no creáis que hubiese sido madre a lo loco o irresponsable o mucho menos y por aquel entonces todavía joven para planteármelo seriamente pero fue en este punto donde las cosas cambiaron y ya no me servía ser madre porque es lo que socialmente se espera o porque es el ideal de familia con el que nos bombardean.

En Julio de 2014 me quedé embarazada de forma natural. Y tuve dudas, miedo, inseguridad… A pesar de la ilusión y el cariño con el que recibimos la noticia, también estaba cagada, para que os voy a engañar.

A los 2 meses y medio cuando ya estaba completamente mentalizada y emocionada, sufrí un aborto. Lo llevé muy mal y lo único que me quedaba claro es que a partir de este punto quería ser madre a toda costa porque algo en mí ya había cambiado por completo (si alguien ha pasado por esto sabréis de que hablo).

Durante el casi año y medio que tardé en volver a quedarme embarazada tenía el problema de que al no estar siguiendo el tratamiento hormonal para evitar el crecimiento de los quistes endometriales estos aumentaban de volumen. La ginecóloga me daba “plazos” para quedarme embarazada o había que intervenir. Volvía cada mes, dos meses, tres meses… A evaluar si la mejor decisión era operar o esperar. Fue estresante, angustioso, duro…

Finalmente optamos por ir a reproducción siguiendo la recomendación de un embarazo apremiante. En la primera clínica nos dijeron que si se había producido un embarazo natural y con ya un diagnóstico de infertilidad lo mejor era esperar un poco. Yo no lo llevaba bien, sentía que se me escapaba cada minuto y seguimos buscando opiniones.

Con mis pruebas de ovulación ya realizadas y con la cita de maridín a dos meses vista, fue cuando tuvimos nuestro positivo. Yo tomaba inusitol, onagra y ácido fólico pero no podía seguir ningún otro tratamiento hormonal por incompatibilidad. Tampoco creo que me quedase embarazada gracias a estos suplementos y muchisísimo menos a haberme relajado por estar en tratamiento porque os garantizo que no estaba desestresada en absoluto.

Había tenido un pequeño sangrado que era como empezaban casi todas mis reglas así que di por hecho que anunciaba el final del ciclo y que al día siguiente o en un par de días me bajaría normalmente. No tenía ningún síntoma, lo único que me hizo sospechar y os vais a reír de mí, fue que habíamos ido al cine con unos amigos y donde yo estoy especialmente sensible los días antes de que me baje la regla, fui inmune a los momentos sensibles y dramáticos de la peli.

Al día siguiente era nuestro aniversario de boda y como después de dos días del sangrado no me había bajado la regla decidí hacerme un test porque aunque estaba convencida de que no había posibilidades, pensé que si era positivo y no lo sabía en un día como ese me iba a arrepentir.

No os podéis hacer a la idea de mi cara al ver las dos rayitas: reí, lloré y ni se lo que se me pasó por la cabeza. Empecé a pensar si no estaría mal la tira así que no quise decírselo a maridín hasta no estar segur. 4 horas después me repetí el test y allí estaban, esas dos marcas que lo cambiarían todo.

Preparé una cajita y una carta bonita y llegó el momento de compartir la noticia con el papi. Y los dos reímos y lloramos y estábamos que no dábamos crédito. Puedo reproducir este momento de mi vida como si lo tuviese grabado y me sigo emocionando al recordarlo.

Y lo demás como se suele decir, ya es historia. Prometí no enrollarme mucho y no he cumplido, aún así siento que se me quedan muchas cosas en el tintero. Y vosotras, ¿cómo vivisteis vuestro positivo? ¿llevabais mucho tiempo buscando?

6 pensamientos en “Mi test de embarazo positivo

  1. sra.jumbo

    Jo que historia.. mi compi de blog tiene también la desgracia de tener “problemillas” y lleva ya casi 7 años de búsqueda.. por ella es que he aprendido a no decir frases “tópico” ni a meterme en maternidades ajenas.
    la verdad e sque quedarme me costó solo 3 meses pero mi lucha era otra. Mi lucha era que yo quería ser madre desde los 24, ansiaba un bebe, tenia un reloj biológico brutal en marcha jeje. Pero mi marido… el quería esperar y esperar y esperar..y me planté en 30 llorando ya diciendole que no podia esperar mas jeje. El día que vi el positivo la verdad e sque no me lo creía por lo que me había costado.. hablando en tiempo.
    Felicidades por lograrlo, ojalá mi compi pueda dar esa noticia prontito.

    Responder
    1. Maybe Autor

      Me parece muy bonito como te sensibilizas con tu compañera, es verdad que hay muchas frases que aún dichas sin mala intención son muy hirientes y ojalá llegue un día en que terminemos con todos eso tópicos.

      Tiene que haber sido muy duro tener las cosas tan claras y esperar a que tu marido estuviese en el mismo punto pero seguro que ha merecido la pena. Tuvo que ser un momento único ver ese positivo después de tanto tiempo deseándolo.

      Muchísimas gracias por pasarte y le deseo a tu compi que pronto pueda ver sus dos rayitas. Un abrazo enorme.

      Responder
  2. Ariel Pop

    Me ha encantado tu historia.
    A nosotros nos costó mucho lograrlo, dos abortos previos y bastantes citas y pruebas, pero lo logramos tan sólo con omifín y progesterona, además de muchos controles y temporaditas de reposo, pero lo que tú dices , lo logramos y el resto es historia.
    Esta vez nos va a costar mas, pero un día tal vez pueda volver a repetir, lo volvimos a lograr y… el resto es historia!!!

    Responder
    1. Maybe Autor

      Toda esa parte (esperas, medicaciones, médicos y más médicos, pruebas…) es horrorosa pero afortunadamente si la historia tiene un final feliz, merece tanto la pena que se olvida un poco ¿verdad?

      Ahora me pasa que cuando escucho/leo una historia de lucha, de superación, sigan en búsqueda o ya lo hayan logrado me emociono muchísimo. Cuando me hablan de un aborto se me llenan los ojos de lágrimas, no lo puedo evitar. Supongo que es una secuela de lo que pasé pero no me desagrada en absoluto, es un nivel de empatía muy especial y en parte quiero pensar que me ha hecho sensibilizarme más.

      Por todo esto te mando todo el cariño y el apoyo del mundo y mis mejores deseos para que en esta nueva batalla de nuevo salgas vencedora. Un besazo enorme.

      Responder
  3. María Martín Uclés

    Siento decirlo, porque quizá sería mejor otra situación, pero me ayuda tanto leeros…Yo llevo dos años (tengo 33) sin la menstruación. Me hice vegetariana, mi madre tuvo otro ictus y además sufrí anorexia…empecé a correr…En fin, sólo me venía utilizando la píldora. Ahora, cuando deseo ser madre como un deseo único e este mundo..me encuentro con que soy postmenopausica y que cuando me quitaron dos teratomas… realmente me dejaron sólo con un ovario sano (jamás me dijeron que me habían inutilizado uno…ni siquiera en las revisiones posteriores). En fin, ojalá tenga suerte y pueda dejar de llorar por está amarga espera. Gracias por compartir vuestros casos. Es un alivio verme reflejada en vosotras y por vuestras esperanzas. Gracias de corazón

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *