7 Revisión de los 4 meses

El domingo Cachorrín cumplió 4 meses. Te dicen que pasa rápido pero hasta que no lo experimentas no puedes llegar a imaginarte cuanto.

Así que el jueves nos tocó la revisión justo a las 18 semanas de vida con sus correspondientes vacunas.

Llegamos a la consulta y en cuanto la pediatra nos vio, avisó al enfermero para que nos atendiera porque Cachorrín era el más pequeño de la sala de espera.

Pasamos a desvestirle para pesarle y medirle. Por fin podemos hacer esta parte contento porque cuando era más chiquitín odiaba encontrarse en pelotillas y llegado este momento de la revisión lo llevaba regulín. Tengo un monete de casi 8 kilos y 66 centímetros, dentro de poco me despido de la ropa de 6 meses porque ya no le está. No me extraña que mi espalda esté pidiendo vacaciones.

Entró la pediatra y después de decirnos que el peque estaba enormote (y según ella muy prieto jeje) empezó la revisión. Van controlando el tono muscular, la vista, el odio… Cachorrín estaba muy contento y se dejó hacer mientras hablaba con su médica con su jerga particular de grititos y ulules.

No estoy contenta con que la pedriatra aunque no insiste mucho en el tema de bajar la piel del pene, lo intenta un poco. Preferiría que no le tocase el prepucio en absoluto pero tampoco me atrevo a rebatirle porque ella es la profesional (aunque hay muchos casos que están tan anticuados que no sé que decir). Cuando llegamos a casa Cachorrín había manchado una gotita rosa casi imperceptible en el pañal y no me hizo ninguna gracia.

Le pregunté sobre empezar matronatación cuando cumpliese 6 meses y me dijo que sin problema, que por tamaño y tono podía, que le aclarase muy muy bien al salir por posibles infecciones ya que en el agua de la piscina hay de todo.

Curiosamente el que nos habló de empezar con la alimentación complementaria ya fue el enfermero una vez acabó la pediatra. Un detalle que no me gustó es que después de preguntar como se alimentaba y que le dijésemos que estábamos con LME respondiese: “está bien de peso así que podéis seguir”. Me repatea la creencia de que es necesario suplementar con leche artificial o que se necesita el “beneplácito” para seguir con la lactancia materna, no lo puedo evitar. En la primera visita la pediatra me recomendaba un buen biberón de noche para que “durmiese mejor”, odio estos comentarios.

Nos dieron una hoja impresa de nada con cuatro recomendaciones contadas y nos animaron a saltarnos el empezar a los cuatro meses con cereales sin gluten y pasar a los 5 meses con fruta. No me extraña que a los pediatras se les acribille a preguntas porque este folio dice menos y nada. Después de ver el nuevo folleto del plan de alimentación en primera infancia de Cataluña esta hoja me dio un poco de vergüenza ajena, lo reconozco.

Lo que si me gustó es que al final dice que ese solo es un modelo (el clásico de todo por papillas, metemos esto un mes y aquello al otro) de introducir nuevos alimentos y que hay otros modelos y opiniones que en tiempo y forma también son adecuados. Con lo cual me reafirmo en que nosotros esperaremos a los 6 meses y nos decantamos por el BLW.

Y por último el temido momento vacunas. Acorde con el calendario de nuestra comunidad nos tocaba: difteria, tétanos, tosferina… la que viene todo en uno, Neumococo y Meningococo C, ni más ni menos que tres banderillazos. Esta vez me costó bastante llevarlo, no me preguntéis porqué cuando el pobre encima que pasa el momento es Cachorrín. A penas pude mirar. Con cada pinchazo dio unos gritos que nunca le había escuchado antes y en cuanto me dieron luz verde tardé 0 segundos en abrazarle y mecerle (con lo que dejó de llorar automáticamente, mi pobre pequeño). La otra vez le había cogido Maridín y en esta visita me lo “pedí” porque antes había sentido que me faltaba algo al no consolarle, así que nos turnaremos.

Otra cosa es que después de haberme informado mucho, quería aplicar la tetanalgesia y mi enfermero me dijo que ni hablar, que interfería con su trabajo y que si quería teta después pero no durante y que tenía comprobado en la consulta que no valía para nada. Me dio mucha pena no poder practicar algo que había decidido.

Tuvimos la suerte de que las vacunas a penas le hicieron reacción. Si bien tuvo algo de febrícula y durante un par de días pidió más cuello y mimitos (¡ya ves tú qué problema en concedérselo!) por lo demás ni bulto donde el pinchazo (que en el cole tengo visto auténticos huevos).

Y vosotras, ¿qué tal las revisiones?, ¿sois de seguir las recomendaciones del pediatra al pie de la letra u os gusta informaros por vuestra cuenta?, ¿estáis contentas con vuestras pediatras?

7 pensamientos en “Revisión de los 4 meses

  1. Mamadichosa

    Hola! Entiendo lo que comentas de querer hacer algo que tenías planeado en la consulta y pararte por que te dicen que no lo hagas. Sinceramente me parecen unos desaprensivos… si tu idea era calmarle con la teta ¿que mal puede haber en eso? ¿la leche se convierte en veneno tras unas vacunas? Si tu instito te pedia hacer eso… tienen que respetarlo! No se que hubiera hecho yo si hubiera podido dar pecho a mi niña… depende del día y la seguridad que tuviera en mi misma en ese momento.
    También tienes razón en que las pautas o recomendaciones que te dan a veces estan anticuadas. Yo al principio me sentia totalmente indefensa e insegura pero la alimentación de tu pequeño es demasiado importante como para estar dudando. Si tu crees que lo mejor es darle pecho hasta los 6 y seguir con blw adelante. Otra cosa es lo que quiera tu cachorrin. La mia no está aun preparada para comer solkdos en blw y de alguna manera tengo que alimentarla por que esta bajita de peso. Asi que purecitos y luego dejo que explore nuevos alimentos a los que trata con algo de desprecio…
    En fín, confia en ti misma. A lo mejor la proxima vez que le pinchen te da igual lo que te diga en enfermero y le embuchas tu maravillosa teta. Un abrazo!

    Responder
    1. Maybe Autor

      Según el enfermero interfería con su trabajo porque le costaba mucho tener que ponerle las vacunas (si la pierna queda libre ya me dirás). Para estas cosas me falta carácter porque me lo dicen y me quedo como estoy. Creo que igual si fuese privado me atrevería un poco más a rechistar, me da mucha rabia de mí misma.

      Claro, lo que una madre conoce a su bebé no lo conoce nadie, ni si quiera el personal cualificado (sin restarles importancia en absoluto, sin duda). Si tu peque está baja de peso nadie mejor que tú sabe que le gusta, que le interesa, en que momento de su desarrollo se encuentra… Y aunque no digo que no haya que asesorarse profesionalmente, cada mami sabe que funciona con su peque y que no.

      Yo iniciar a Cachorrín en el BLW pero sin duda no me empecinaré si no funciona, afortunadamente hay otras alternativas para introducir los sólidos hasta dar con la que perfectamente encaje con cada familia.

      Gracias, cielo por los ánimos! Un besazo.

      Responder
  2. mamascherokee

    Mamma mía!! Pues con mi primer indio si y no seguí las instrucciones que me dio pero con el segundo indio para nada. Yo he estado a favor de la lactancia materna y el primer indio estaba en otra comunidad con una pediatra que, al menos conmigo, no interfirió en el tema. Con el pequeño indio la pediatra no está a favor de la lactancia y lo hizo saber desde el primer momento, y con otras muchas cosas como el baño y tal, pero decidí que era mihijo y que haría las cosas a mi manera. Una de esas primeras decisiones fue pedir cambio de pediatra, porque no se puede ser más borde ni más antipática, con los niños o con los padres. En fin…. Es una pena cuando les ponen las vacunas a los pobres! el tema de la colita….también es un tema que mamma mia algunos pediatras!! Ánimo y soy de las que me informo por fuera y comparo muchas informaciones, un besazo!!

    Responder
    1. Maybe Autor

      Hiciste muy bien en cambiar si no te convencía. Una cosa es que no estéis de acuerdo en todo y otra muy diferente es que sea un borde con el que no estés a gusto. La comunicación con el personal sanitario es muy importante para poder llegar a un consenso y que haya un buen entendimiento.

      Yo soy como tú, me gusta estar todo lo informada posible y contrastar las diferentes fuentes para buscar la alternativa que mejor se adapta a mi familia. Precisamente cada peque es un mundo y a veces por inseguridad podemos llegar a cosas que no nos convencen del todo. Entiendo perfectamente que hayas optado por hacer las cosas a tu manera con tus peques y me parece perfecto.

      Un abrazote

      Responder
  3. Aprendemos con maá

    Pobrecito!! Esque duelen mucho las vacunas, los míos van asustados jejeje deberían dejar consolar a los bebés como la mamá quiera sin problemas, me parece mal que hayan tantos “noes”.

    El biberón para dormir me lo han repetido mucho y en realidad si el hijo toma leche materna no es necesario, la de su madre le ayudará a dormir y con más razón porque está junto a su madre, donde mejor se puede sentir.

    Responder
    1. Maybe Autor

      A mí no me gusta nada que me pinchen así que me pongo en su piel que ni si quiera sabe lo qué le van a hacer ni porqué y me pongo súper nerviosa, no lo puedo evitar. Pobrecitos míos, no me extraña que vayan con un poco de miedete.

      Mi matrona decía que esa insistencia de LA por la noche es porque hay teorías que dicen que con el biberón, al succionar de otra manera que con el pecho, sale más cantidad de golpe y les deja más llenos y que esa sensación de saciedad les da sopor. Yo estoy contigo, nada mejor que dormir junto a mamá y teta a demanda medio groguis los dos (porque al menos nosotros casi ni nos despertamos).

      Un besazo

      Responder
  4. Smithe9

    Howdy very nice web site!! Guy .. Excellent .. Superb .. I’ll bookmark your web site and take the feeds additionallyI am glad to search out so many helpful info here in the put up, we want develop more techniques in this regard, thanks for sharing. egeedefkgcegadfg

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *